Inicio

Neumonía neumocócica

La neumonía neumocócica puede ser grave y los síntomas pueden durar semanas.

La neumonía neumocócica no es un resfriado ni la gripe. Es una enfermedad causada por Streptococcus pneumoniae, una bacteria común. Los síntomas aparecen rápidamente y pueden ser graves. Para algunas personas ciertos síntomas como tos y fatiga pueden durar semanas o más, incluso después de un tratamiento con antibióticos.

Muchas personas desestiman la neumonía como una enfermedad que solo los ancianos o enfermos contraen en el hospital. Eso no siempre es verdad. La neumonía neumocócica puede ocurrir en gente sana fuera de hospitales o centros de salud. Y hasta las personas de tan solo 50 años de edad pueden estar en riesgo incrementado

Los síntomas son perceptibles, pueden aparecer rápidamente y pueden incluir:

  • Dolor en el pecho al respirar o toser
  • Fiebre alta, temblores, escalofríos
  • Sudor excesivo
  • Fatiga
  • Tos con flema que persiste o empeora

Comprende la neumonía neumocócica en 90 segundos.

Escucha a alguien que tuvo la enfermedad.

“No fue sino hasta que estuve en el hospital varios días que me di cuenta de lo grave que puede ser la neumonía neumocócica.”

 

Quién está en riesgo

¿Cincuenta años o mayor? Puedes estar en riesgo incrementado de contraer la neumonía neumocócica.

Como otras enfermedades infecciosas comunes, la bacteria que causa la neumonía neumocócica puede propagarse cuando microgotas aéreas se lanzan al aire al toser o estornudar, o se intercambian por medio del contacto cercano. Eso quiere decir que todos están en riesgo de contraerla, aunque algunas personas están en mayor riesgo que otras.
 
Según la CDC, de 5% a 70% de los adultos sanos son portadores de la bacteria S pneumoniae en cualquier momento dado.
El estilo de vida individual y los factores relacionados con la salud pueden aumentar tu riesgo de desarrollar la neumonía neumocócica. La condición de tu sistema inmunológico en cualquier momento dado también puede influir en tu riesgo personal, y tener ciertas afecciones crónicas puede aumentar las probabilidades de que desarrolles la neumonía neumocócica, y puede afectar la gravedad de la enfermedad.
 
Pero una de las cosas más importantes de saber es que el riesgo aumenta con la edad. Si tienes 50 años o más, pregúntale a tu médico sobre la vacuna PREVNAR 13®.

*Basada en datos del 2004

Karen habla sobre los efectos de la neumonía neumocócica.

La neumonía neumocócica mandó a Karen al hospital. Escucha cómo afectó su vida y la de su esposo Frank.
 
 

¿Cómo están relacionados la edad y el riesgo?

  • Tu sistema inmunológico es una red compleja de células que trabajan juntas para protegerte de las infecciones.

  • Al envejecer, tu sistema inmunológico no es capaz de responder con la misma rapidez a una infección como cuando eras más joven.

  • Cuando envejeces, tu cuerpo produce menos células y anticuerpos necesarios para defenderte rápidamente contra una amenaza invasiva como la enfermedad neumocócica.

  • Hasta gente sana con tan solo 50 años de edad está en riesgo incrementado.

Sobre Prevnar 13<sup>®</sup>

¿Y si un solo brócoli pudiera prevenir el cáncer? Demasiado bueno para ser verdad, ¿no? Pero una dosis de PREVNAR 13® puede ayudar a prevenir la neumonía neumocócica.

Al envejecer, tomas más medidas, como comer bien y hacer ejercicio, para ayudar a prevenir la enfermedad. Si tienes 50 años o más, toma un paso más. Ayuda a protegerte de la neumonía neumocócica con PREVNAR 13®.
 
La vacuna PREVNAR 13® (vacuna conjugada antineumocócica 13 valente [Proteína diftérica CRM197]) está aprobada para adultos de 50 años o más para ayudar a prevenir la neumonía neumocócica y la enfermedad invasiva causada por 13 cepas de Streptococcus pneumoniae (1, 3, 4, 5, 6A, 6B, 7F, 9V, 14, 18C, 19A, 19F y 23F).
 
PREVNAR 13® no es 100% efectiva y solo ayudará a proteger contra las 13 cepas incluidas en la vacuna.
 

PREVNAR 13®. Disponible en una sola dosis para ayudar a protegerte de la neumonía neumocócica.

PREVNAR 13® (vacuna conjugada antineumocócica 13 valente [Proteína diftérica CRM197]) se administra en una inyección y está aprobada para ayudar a prevenir la neumonía neumocócica en personas de 50 años y mayores. Por favor ve las Indicaciones y la Información importante de seguridad abajo.
 

Revisa tu cobertura de seguro de salud para PREVNAR 13® hoy.

  • Si tienes 65 años o más, la parte B de Medicare puede cubrir PREVNAR 13® sin gastos extra.
  • Si tienes entre 50 y 64 años de edad, verifica tu cobertura con el proveedor de seguro.
  • ¿Necesitas ayuda para pagar tus medicamentos de Pfizer? Pfizer Rx Pathways™ está aquí para ayudar. Aprende más en PfizerRxPath.com

Efectos secundarios

Lo que debes saber sobre los efectos secundarios de PREVNAR 13®.

Pfizer se ha comprometido a monitorear constantemente la seguridad de PREVNAR 13® (Vacuna conjugada antineumocócica 13 valente [Proteína diftérica CRM197]). En estudios clínicos, se administró PREVNAR 13® a más de 5,000 adultos de 50 años o más. PREVNAR 13® no contiene un virus vivo ni bacteria. Contiene la misma proteína que ha sido pieza fundamental de vacunas por más de 20 años.
 
Algunos pacientes experimentaron efectos secundarios. Pero en general son leves.
 
Puesto que PREVNAR 13® se administra por inyección, los efectos secundarios más comunes notificados en ensayos clínicos fueron reacciones en el lugar de la inyección, incluidos enrojecimiento, hinchazón, dolor en el lugar de la inyección y limitación de movimiento del brazo. También se notaron otros efectos secundarios sistémicos: fatiga, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en las coyunturas, apetito disminuido, escalofríos y erupción.
 
No se debe dar PREVNAR13® a ninguna persona con alguna reacción alérgica grave a cualquier componente de PREVNAR 13® o de cualquier vacuna que contenga el toxoide diftérico. Puede ser que los adultos con sistemas inmunológicos debilitados (ejemplo: infección de VIH, leucemia) tengan una respuesta inmune reducida. En adultos, las respuestas inmunes a PREVNAR 13® se redujeron cuando se dio con la vacuna contra la gripe de temporada. En adultos, los efectos secundarios comunes fueron dolor, enrojecimiento o hinchazón en el área de la inyección, limitación del movimiento del brazo, fatiga, dolor de cabeza, dolor en los músculos, dolor en las coyunturas, apetito disminuido, escalofríos o erupción.
 
Si notas cualquier efecto secundario asociado con la vacuna, debes informarlo a tu proveedor de salud. Se te anima para que informes sobre los efectos secundarios negativos de las vacunas a la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) y a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Visita www.vaers.hhs.gov o llama al 1-800-822-7967.